miércoles, 25 de marzo de 2015

Reflexiones tranquilas después del 22-M

Después de cada proceso electoral todos los partidos políticos hacen balances, interpretaciones y sacan conclusiones de los resultados obtenidos. Es muy común y hasta cierto punto lógico que cada partido político vea los resultados electorales suyos como buenos, aunque hayan perdido las elecciones ó extraordinarios aunque las hayan ganado por los pelos. También es frecuente que para disfrazar el fracaso se utilicen comparativas con otros datos electorales más favorables que nada tienen que ver con elecciones similares a las que se han celebrado.

En mi opinión habría que hacer tres cosas, si queremos ser objetivos y sacar conclusiones que nos permitan hacer un análisis político correcto de los  resultados electorales obtenidos en las elecciones celebradas. Primero, leer dichos resultados contando cada partido los votos que tiene y los escaños que ha sacado. Segundo, interpretar los resultados comparándolos con anteriores elecciones similares. Y tercero, hacer balance del resultado electoral analizando todos los factores que hayan podido influir en el resultado final tanto si es positivo como negativo.

En este sentido el resultado electoral del pasado 22 de Mayo en Andalucía ha dado una victoria sin paliativos al Partido Socialista con 47 escaños y 1.409.042 votos, seguido del Partido Popular muy de lejos con 33 escaños y 1.064.168 votos. Como tercera fuerza política entra por primera vez en el Parlamento de Andalucía el partido político de reciente creación Podemos, con 15 escaños y 590.011 votos obtenidos. Como cuarta fuerza política aparece Ciudadanos con 9 escaños y 368.988 votos y como última fuerza política con representación parlamentaria aparece Izquierda Unida con 5 escaños y 273.927 votos.

Estos son los resultados y son incuestionables porque así lo ha querido el pueblo andaluz, que una vez más a depositado su confianza en el Partido Socialista y ello a pesar de los problemas sociales, de la crisis económica, de los casos de corrupción, del alto índice de desempleo. Y este dato es inapelable y respetable y cuestionar la voluntad democrática de cómo ha votado toda una comunidad autónoma es una falta de respeto y un insulto a todos los ciudadanos y ciudadanas de Andalucía, hayan votado o no a dicho partido político.

Ahora bien, una cosas son los datos electorales y otra cosa son las interpretaciones que cada partido haga de ellas. En este sentido, si comparamos estos resultados con las anteriores elecciones andaluzas de 2012 podemos constatar que el Partido Socialista a sacado los mismos parlamentarios ( 47 ) pero ha perdido 114.423 votos, que el Partido Popular ha perdido 17 parlamentarios y más de medio millón de votos, y que Izquierda Unida se ha quedado con cinco parlamentarios perdiendo siete, dejando en el camino 163.518 votos. Podemos y Ciudadanos no estaban representados en la anterior legislatura, con lo que la primera valoración sería que ambos partidos han tenido un éxito rotundo, porque de no tener nada a tener grupos parlamentarios fuertes e importantes es una realidad incuestionable.

Izquierda Unida obtiene un mal resultado como así han declarado sus máximos dirigentes de Andalucía, han perdido una sangría de votos que todo parece indicar que muchos de ellos han ido a parar PODEMOS.

El Partido Popular ha tenido un fracaso escandaloso, que después de haber ganado las anteriores elecciones y practicar una política de acoso y derribo hacia la Junta de Andalucía con la connivencia del gobierno central, ha perdido 503.039 votos y 17 escaños. Será responsabilidad de los dirigentes de dicho partido analizar en profundidad estos resultados, porqué se han producido, en que se han equivocado, si de verdad quieren gobernar alguna vez esta comunidad autónoma.

La decisión de la actual presidenta en funciones de la Junta de Andalucía de adelantar las elecciones autonómicas, a raíz de los resultados, puede entenderse como correcta ya que aunque perdiendo el Partido Socialista más de cien mil votos, ha mantenido el mismo numero de parlamentarios y una mayoría suficiente para gobernar. El Partido Socialista debe de entender de que a pesar del resultado satisfactorio, debe de cambiar muchas cosas en la manera de gobernar como partido de izquierdas sino quiere ver como en los próximos comicios electorales va perdiendo el apoyo electoral de la mayoría de los trabajadores y trabajadoras.

El balance de estos resultados electorales corresponde ahora hacerlo a los partidos políticos, a sus dirigentes, a sus militantes y a cada uno de sus simpatizantes, pero con la calma y el análisis suficiente que le permita visualizar la realidad andaluza y no la realidad que ellos quieran ver. Y de ello deberían de aprender aquellos recién llegados a la arena política y que se lanzan sin contemplaciones a hacer interpretaciones deleznables sobre los andaluces y andaluzas llamándolos ignorantes, idiotas y vagos, copiando el discurso más rancio de la derecha de este país que durante tantos años ha machacado a esta tierra.

Termino este artículo, agradeciendo como militante socialista, el apoyo mayoritario del pueblo zalameño al Partido Socialista en estas elecciones y que seguiremos trabajando ahora con más razón para ofrecer la mejor candidatura para las elecciones municipales de Mayo de la mano de Diego Rodríguez Pérez y con el mejor programa electoral para Zalamea que elaboraremos conjuntamente con toda la sociedad zalameña.
Antonio Rachón Flores
Zalamea la Real a 25 de marzo de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada