lunes, 22 de febrero de 2016

"Como músico empecé en la Banda de Música Don Justo Ruiz, de platillero, pesaban muchísimo y a la mitad de recorrido ya casi no podía más"

Mi Semana Santa la vivo desde diferentes aspectos, ya que aparte de músico tengo el honor de ser contraguía del paso del Santísimo Cristo de la Sangre, pero antes de llegar ahí mi Semana Santa fue diferente.

Empecé saliendo de penitente con mi madre Consuelo y mi hermano Alejandro, esas tardes de Miércoles Santo y de Jueves Santo donde hacía frío y el cansancio, ahí estaba yo aguantando la procesión porque me encantaba y me encanta.  Después de salir de nazareno el Jueves Santo siempre decía que iba a ver la procesión de Madrugá pero no podía, me sentaba en el sofá y no había quién me levantase de ahí.

Años mas adelante un amigo y compañero de agrupación Marcos Domínguez, me dijo que la cuadrilla del Santísimo Cristo de la Sangre necesitaba un aguaor, empecé a dudar pero fui a un ensayo luego a otro y así que cuando me di cuenta estaba detrás del paso, en la madrugá, dándoles agua a esos hombres que con tanto esfuerzo llevan a cristo por calles zalameñas, fueron dos años, hasta que me dijo mi amigo Antonio Barrera que dejaba la cuadrilla, al dar esa noticia el capataz del paso Pedro Borrallo me animó a ser unos de sus auxiliares, también me negué pero no podía dejar a Pedro y a Eduardo solos en la gran tarea de mandar un paso de tales dimensiones por estas calles, así que en el año 2015 fue mi primera Madrugá como contraguía, con ciertos accidentillos pero aun así fue una Madrugá muy especial y desde aquí quiero acordarme de toda la cuadrilla de costaleros ya que sin ellos la Semana Santa de nuestro pueblo no sería posible.

Como músico empecé en la banda de música Don Justo Ruiz, de platillero, pesaban muchísimo y a la mitad de recorrido ya casi no podía más. Años mas tarde cogí el relevo de la caja, donde la toque por primera vez en un corpus, aún me queda mucho que aprender pero se disfruta mucho tocando marchas como: “Triana de Esperanza” o “Dolores en tus lágrimas”.

Al fundarse la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús Nazareno fue otro sitio donde estuve muy involucrado, como olvidar la primera salida detrás del señor de Zalamea, aunque yo estuve en el sitio de la banda, con mis platos, escuchando como le tocaban “Gitano de Sevilla”.

Otro aspecto importante de nuestra Semana Santa son los santos oficios, también tengo el gusto de participar tocando en el maravilloso coro parroquial en el que cuál llevo muchos años.

Esta es mi Semana Santa así la vivo y así la viviré, luchando para que nuestras tradiciones no caigan en el olvido.

Sergio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada