miércoles, 10 de febrero de 2016

"... con 17 años cumplí mi sueño, desde entonces hago Estación de Penitencia debajo de mi mayor devoción, Nuestro Padre Jesús Nazareno"


Inauguramos hoy miércoles 10 de febreto la sección “Apuntes Cofrades” para acercar el sentir de personas implicadas en la Semana Santa zalameña y artículos relacionados con los cultos y trabajos previos a la celebración. En el artículo de hoy contamos con la colaboración de Guillermo Ruiz, zameño ligado al mundo cofrade local y que actualmente pertenece a dos cuadrillas de costaleros, milita en la directiva de Hermandad de Penitencia de Zalamea la Real y que este año, debutará como nuevo capataz el Viernes Santo.


Hoy 10 de febrero de 2016, es miércoles de Ceniza, día en el que comienza la Cuaresma. Según la RAE la Cuaresma es el “tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la Fiesta de la Pascua...“ y es así, pero para mí, como cofrade, el término Cuaresma va aún más allá…

Hablar de Cuaresma para mí es volver a mis raíces, recuerdos lejanos pero a la misma vez muy cercanos; parece que fue ayer cuando mi madre me vestía de nazareno junto a mis hermanos, Ale y Rocío, para acompañar a nuestros titulares en las tardes del miércoles y Jueves Santo.

Para hablar de Cuaresma lo primero es centrarse cada uno en si mismo, pues cada persona la vive de una forma muy distinta. Mi faceta, la del costal, la llevo realizando desde hace unos años… siempre, desde bien chico me llamó la atención la figura del costalero; con 17 años cumplí mi sueño, y desde entonces hago Estación de Penitencia debajo de mi mayor devoción, Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Quizás, muchas personas no entiendan lo que significa ser costalero, o más bien no la sientan, también puede ser que quienes la sientan no lo hagan de la misma manera. Para mí, ser costalero no sólo es coger peso sobre mi espalda como muchos piensan, o llevar a mi titular como muchos sienten, para mí ser costalero además de un sentimiento de devoción y amor a mi titular, es una escuela de valores humanos entre los que destaco el sacrificio, el compromiso y la unidad, el compañerismo.

Si afortunado soy desde hace años por ser costalero de Nuestro Padre Jesus Nazareno, afortunado soy de pertenecer a la Cuadrilla de Costaleros del Santísimo Cristo de la Sangre, donde disfruto junto a mis compañeros de nuestra solemne Madrugá.

Con los años, además, las personas vamos viviendo, madurando, y por eso cada año aunque nuestra faceta sea la misma no vivimos la Cuaresma igual, cada año es distinta, eso hace que cada Cuaresma sea especial, y no una más.

Desde hace 3 años, además de afortunado por ser costalero, afortunado y orgulloso me siento de pertenecer a la Junta de Gobierno de la Hermandad de Penitencia. Igual que en las trabajaderas he conocido a grandes personas, dentro de esta junta también, grandes personas que desde el minuto uno me han tendido sus manos y me han acogido como uno más de esta gran familia, enseñándome el trabajo que conlleva una Hermandad y el sacrificio que cuesta sacar adelante la Semana Santa de Zalamea.

Antes de despedirme, quiero agradecer a Zalamea… La Otra Mirada la oportunidad que me brinda para escribir en su portal y mostrar lo que para mí es la Cuaresma, como la vivo y como la siento.

Este año será un año especial para mí por mi nombramiento como capataz de la Soledad y por hacerse realidad el sueño por el que llevamos luchando mucha gente durante este último año, las nuevas andas procesionales de Nuestro Padre Jesus Nazareno.

Me despido, pero antes desearos a todos los Cofrades de Zalamea una feliz Cuaresma, ya no queda nada, pronto se abrirán las puertas… y con su Cruz acuesta asomará ... 

¡¡ Feliz Cuaresma a todos !!

Guillermo Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada