lunes, 4 de abril de 2016

La necesidad de publicar todo lo que hacemos en las redes sociales

Todos sabemos que las tecnologías y las redes sociales están al orden del día. Que vayamos a dónde vayamos nos encontramos con este tipo de aparatos con los que nos mantenemos conectados las 24 horas del día, intentando que no se nos escape nada de lo que pasa dentro de nuestro mundo móvil. 
Facebook, Instagram, whatsapp son algunas de las app que hoy en día nos ayudan a tener todo mucho más controlado. El control que no sabemos poner en nuestro día a día, esa estabilidad que necesitamos, nos la dan las redes sociales cuando nos encontramos mal. 

Tenemos que dejar claro que casi todo en esta vida, casi todas las novedades del mercado son para darnos una mejor calidad de vida pero ¿hasta qué punto eso es así? ¿Realmente ese es el objetivo final de las redes sociales? Cómo todo, si utilizamos las redes sociales para fines educativos, culturales o para mantenernos conectados con personas cercanas a las que no podemos ver todos los días, estaríamos haciendo uso de estas redes de una manera controlada, lo malo es cuando sobrepasamos el límite.

¿Para qué utilizamos las Redes Sociales? Seguro que no hay día en el que nos metamos en Facebook o en cualquier otra red social y en las que nuestros “amigos” hayan subido fotografías informando de cada movimiento o de cada cosa interesante que hacen en sus vidas.  Cómo decía en otro apartado, está bien compartir contenidos con nuestros familiares para hablar de momentos especiales pero hay comportamientos en los que pasamos esa finísima línea y no nos damos cuenta de ello.
¿Cómo podemos ser conscientes de esto? Es muy necesario ganar controlar sobre esta situación ya que podemos dañar bastante nuestra autoestima, factor asociado a las Redes Sociales con la baja autoestima ya que una persona sana y con buenos hábitos está comprobado que no hace uso de estas Redes de forma tan continuada.

Piensa si cuando estás aburrido o te sientes solo recurres a las Redes Sociales para captar la atención de los usuarios que te siguen y así encontrar ese valor que tú mismo no te das. Las publicaciones de constantes selfies nos cuentan la gran necesidad de sentirnos queridos por nuestros más cercanos amigos e incluso por las personas que no conocemos. 
Cómo planteaba antes, hay una gran diferencia entre publicar fotos de una celebración con muchos de nuestros amigos y compartir comentarios con ellos y compartir una foto o un momento emocional de manera individual con todo el resto del mundo. 

Imaginemos la situación in situ “nos hacemos una foto, un selfie con cierta expresión en la cara con la intención de transmitir algo” algunos de los ejemplos que vemos son, ponemos morritos, miradas pensativas, cara de felicidad ¿qué intentamos dar o hacer entender a los demás sobre mí? Tras hacernos la foto con intención de algo…, nos disponemos a poner una frase emotiva o reflexiva que acompañe a esa imagen que voy a compartir con todos los demás, tanto con personas que me conocen cómo con personas que no tienen ni idea de quién soy. 

Todo este teatro que hacemos es para intentar llamar la atención de nuestros lectores, ya sea con intención de dar envidia, pena, con intención de hacer ver que somos super felices…cada uno de nosotros lo haremos con un fin pero debemos tener claro que debe de haber un punto de inflexión dónde tomemos control de nuestras vidas para poder vivir de manera más sana. 
Compartimos lo que queremos y lo que no, se queda guardado en nuestro interior cómo si no existiera, nosotros creamos un perfil, el perfil que queremos según nuestras conveniencias. 
Debemos tener muy claro que la vida consiste en tener recursos para acudir a ellos cuando nos sentamos solos, cuando nos levantemos un día un poco más tristes o nos pase algo que nos preocupe mucho (los días malos no los podemos evitar, solo hay que afrontarlos)…debemos tener esos recursos para sanar nuestra mente y nuestro cuerpo e intentar evadirnos de esas sensaciones, algunos acuden a Facebook para informar de que están tristes para que el mundo con sus preguntas rellenen su vacío interior y otras personas cogen un buen libro, ven una peli, salen a correr, buscan buena compañía pasar salir y comparten risas juntos en directo, todo esto sí que vale la pena.

Cuando nos ignoran en las Redes Sociales y no conseguimos captar la atención de los demás, nuestra autoestima se ve tocada ya que no nos sentimos valorados y pensamos que nadie nos quiere, que no somos guays o que no le importamos a nadie. ¿Enserio que intentamos ganarnos el cariño o el amor de alguien mediante una pantalla, con una foto y una frase? Sal a la calle y mira a esa persona a los ojos, comparte con ella directamente qué necesitas porque el error está en el recurso que utilizamos para transmitir emociones. Nunca conseguirás llegar al corazón de las personas por una Red Social, solo conseguirás malentendidos qué acabarás pagando de forma negativa. 
Muéstrate tal y cómo eres sin miedo a ser débil pero hazlo en persona ya que por las Redes como dije antes, cremos un perfil falso de nuestra personalidad, únicamente mostramos lo que queremos que los demás vean y recuerdo que nunca nos entenderan por completo sino enseñamos el 100% de nuestra persona. De esta manera siempre nos sentiremos unos incompredidos porque nadie nos entenderá por esa simple frase que puse en internet.

No nos damos cuenta que con todo esto perdemos el control de nuestra vida, exponemos pensamientos y momentos o fotografías que solo deberíamos compartir con nuestras personas más cercanas o simplemente con nadie, exponemos nuestra vida de una forma bastante fría, no sabemos comunicarnos ni expresar lo que sentimos de manera correcta. Estamos perdiendo muchos valores que verdaderamente podrían hacernos felices. 

Ten muy claro que nunca vas a conseguir lo que vas buscando en las Redes Sociales, nunca te vas a sentir satisfecho/a contigo mismo compartiendo una foto tuya en internet para que te comenten lo guapa o guapo que sales, debes crecer tú solo sin necesidad de rellenar huecos vacíos con las opiniones de los demás. Si tienes esa necesidad deberías plantearte si trabajar tu baja autoestima porque sin ella ya sabes, nunca te sentirás bien por mucho que lo intentes de esta forma. Hay muchas más alternativas aparte de ponerte delante del móvil o el ordenador a compartir momentos y pensamientos. Si nos cuesta entendernos a veces mirándonos a los ojos, imagina a través de una pantalla que ni escuchamos el tono de voz con el que la otra persona nos habla.
Lo que hagas en tu vida que sea por ti, no que sea por agradar o quedar bien ante los demás, no vivas la vida de los demás olvidándote de la tuya. 

Pasa algo curioso con las Redes sociales o Whatsapp cuando nuestro estado de ánimo está alegre o triste. Según cómo nos encontremos nosotros, así entenderemos los mensajes que nos envíen. Es decir, no intentamos entender el mensaje según el tono de la otra persona sino que somos nosotros los que le ponemos el tono según nuestro estado de ánimo, de ahí tantos problemas y malentendidos, no te dejen llevar por tus emociones ya que te pueden jugar una mala pasada.
Así pues intenta rellenar huecos vacíos de tu vida con actividades que de verdad te ayuden a sentirte mejor, sal a la calle y comparte tu vida con tus amigos en directo!!! 

OS DEJO ESTE ENLACE, AYUDA A ENTENDER MUCHO MEJOR LO QUE OS QUIERO INTENTAR TRANSMITIR.

 INTENTAD SER CÓMO JOSÉ…   


Patricia Gómez Moyano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada