domingo, 22 de mayo de 2016

MI PAREJA ES…., MI PAREJA HACE…, MI PAREJA…MI PAREJA…MI PAREJA…

Hoy vamos a hablar de los problemas que existen o que se dan entre parejas de novios, ya sea chico /chica, chica/chica o chico/chico. Hablaremos de parejas, de dos personas que están unidos por lazos emocionales y que sin quererlo están condicionados el uno con el otro.

Cuando dos personas eligen estar juntas, al comienzo de la relación todos sabemos que apenas existen problemas, discusiones, todo es maravilloso y de ahí las típicas frases que escuchamos de ya verás con el tiempo, ten cuidado que con el tiempo pierden interés etc…  haciendo alusiones y de ese modo creando desconfianza, negatividad, desilusión y con una predisposición al fracaso en un futuro. Hablamos o nos cuentan con una firmeza, con una seguridad como si fuera 100% real de que algo tiene que cambiar en el tiempo y para peor. 

Es importante definir conceptos antes de comentar valores o pensamientos a otras personas o a nosotros mismos.   ¿Qué es para ti el enamoramiento? sabemos que el estar enamorado es un proceso químico entre dos personas y el cuál causa un estado emocional de ilusión, expectativas más altas de lo que se debería, euforia, algo no real que hace que veamos las cosas de una manera muy positiva. Es realmente bueno ir con optimismo en una relación pero debemos ser realis

tas en todo momento. De esta manera iremos conociendo a la otra persona y a nosotros mismos para ser conscientes de nuestros errores, de nuestras virtudes, de nuestros límites o de lo que estamos dispuestos a dar o no en un futuro.

Una relación es cosa de dos personas y está claro que cuando nos encontramos en esa nube de mariposas todo es maravilloso pero con el paso del tiempo todo se vuelve más estable y ahí, es dónde debemos cuidarnos para que esa relación funcione. 

Cuando pasan los meses y las hormonas se han relajado, nuestra razón comienza a trabajar por encima de las emociones, comenzamos también a valorar la situación, la relación y el amor de una manera muy distinta. Ya somos conscientes de cosas que antes no, comienzan las discusiones y tenemos que afrontar los obstáculos junto a esa persona, etc. 

No es que la persona haya cambiado, o haya adoptado otra actitud sino antes estabais actuando o viviendo la relación desde un punto únicamente emocional, dejando a un lado los puntos negativos y ahora sí que eres capaz de verlos, antes también existían pero no los tenías en cuenta.
En este momento, es cuando comienzan las diferencias de valores, opiniones, te centras un poco más en ti puesto que antes solo te encargabas de que él o ella estuviera bien…tu foco de atención también ha cambiado en ese aspecto, comienzas a tener decisiones propias o a opinar sobre cosas que antes no hacías. Creo que ya tenemos claro más o menos de que estamos hablando, todos alguna vez hemos pasado por estas etapas y lo hemos vivido en primera persona. 

Ahora centrándonos en lo importante, ¿qué podemos hacer para mantener una relación con un buen clima, sin voces, sin enfrentamientos, sin rencores, sin ira…? Para ello es necesario localizar dónde están los inconvenientes.

Imaginemos a una pareja discutiendo, recordándose mutuamente algún momento en el que se hicieron daño o no estuvieron de acuerdo en una decisión importante en sus vidas y lo que llevó a una gran discusión… todos estos momentos son guardados en el fondo de nuestras entrañas sacándolos fuera cuando encontramos el momento oportuno. 

Ahora sigamos imaginando… se encuentran discutiendo por tener la razón, por quedar por encima de la otra persona porque no se pueden permitir perder esta batalla… vamos a analizar los recursos a los que echamos manos para ganarla y son al TÚ y TÚ y TÚ y TÚ, seguro que alguna vez lo has utilizado.

Nos centramos en atacar al rival para defender nuestro orgullo y/o autoestima. Echamos tierra a la otra persona para salvarnos de todo error que hayamos podido cometer. Es más fácil hacer culpable a la otra persona de los errores y qué sea ella la que se complique de nueva para buscar una solución, así de esa forma nosotros nos libraremos de toda responsabilidad. 

Estamos delegando nuestra parte y sé la estamos dando a la otra persona, así de este modo suspiramos y creemos que nos hemos librado del peso que trae un error cuando realmente estamos consiguiendo todo lo contrario. 

Analicemos… ¿cuántas veces has tenido la sensación de perder el control de tu vida? ¿De qué nada depende de ti y qué es tu contexto o las demás personas las que mandan en tus decisiones? Está clarísimo…tú mismo has hecho que eso ocurra así, nada de mala suerte o el destino, dejémonos de echar la culpa a todo lo demás por no tener que mover ni un dedo, porque realmente así se vive más cómodo. 

Tú fuiste quien evadiste tu responsabilidad cuando te tocaba asumir un error, tú fuiste cuando decidiste no cambiar tal situación por lo que no controlaste la situación, dejaste que otra persona cogiera las riendas. Si le das la responsabilidad a tu pareja de todo, será él o ella la que maneje el volante, las riendas, la vela de la relación…perdiendo por completo TÚ el control de tu vida, de tu relación, de todo lo que dependía de ti. 

Plantéate qué depende de ti, todo lo que cambia cuando tú haces algo quiere decir que tienes la DECISIÓN, de que las cosas sean de diferente manera. Si hay una discusión, puedo decidir si seguir discutiendo o dejarme llevar, si me equivoco puedo optar por hacerlo de nuevo pero de diferente forma, si otra persona me está echando las culpas de algo…aprovecha esa situación para ser tú quien cambie el futuro, quién decida que las cosas no van a seguir igual. 

Siéntete orgulloso de ser tú quién cambie la dirección de las cosas y no orgulloso de haber ganado la batalla tras haber discutido con tu pareja, así no se gana sólo consigues poner un muro entre esa persona que debería ser tu aliado y no tu enemigo. 

Si cada uno se hiciera responsable de sus cosas, ganaríamos control en la vida, confianza en nosotros mismos, seguridad, estabilidad y todo lo necesario para ser una persona independiente. 

HAZ UNA LISTA ASÍ…

                  QUÉ DEPENDE DE TI
          QUÉ NO DEPENDE DE TI
   1.
    1.
   2.
    2.

Te ayudo un poco, de ti depende…tus emociones, tu carácter, tus decisiones, estar alegre, ser optimista, resolver tus problemas, a controlar la ira, a comunicarte bien, A SER FELIZ!!! Ahora manos a la obra!

Patricia Gómez Moyano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada